Encuentran sello de 2.600 años con nombre de mujer

El sello, símbolo de posesión y poder económico, confirma el importante papel de la mujer en la época del Primer Templo, como se describe en el libro bíblico de Proverbios.

Sello_Elihana Bet GaelLa Autoridad de Antigüedades de Israel acaba de hacer público el descubrimiento de dos sellos personales de la época del Primer Templo (800-600 a.C.), hallados en la excavación de Givati, la Ciudad de David, en Jerusalén. Se trata de un hallazgo “excepcional”, según el comunicado de la Autoridad, dado que uno de los sellos lleva el nombre de una mujer. “Elihana Bet Gael” es el nombre de la mujer, de la que no se tienen otras referencias históricas, aunque según los historiadores, debió tener posesiones, poder adquisitivo o negocios importantes

El otro sello lleva el nombre de un hombre, “Sa’aryahu ben Shabenyahu”, un nombre que aparece en el libro bíblico de Job (capítulo 38) y significa “El Señor, que se revela en la tormenta”. Según los directores de la excavación, la dueña del sello “tenía un estatus legal que le permitía realizar acuerdos, negociar y ser propietaria de objetos y territorios”.

“Encontrar sellos que llevan nombres de la época del Primer Templo no es común, y encontrar un sello que pertenecía a una mujer es un fenómeno aún más raro”, añadieron los investigadores. Los sellos se encontraron juntos dentro de “unos magníficos sillares, en un edificio probablemente construido para ser un centro administrativo”.
UNA MUJER IMPORTANTE
Según los arqueólogos, el Dr. Doron Ben-Ami, Yana Tchekhanovets y Salomé Cohen los “sellos personales, tales como las de Elihana y Sa’aryahu, fueron utilizados para la firma de documentos, y con frecuencia fueron incrustados como parte de un anillo que fue usado por el propietario. En la antigüedad designaban la identidad, la genealogía y el estatus del dueño del sello”. El sello de la mujer está hecho de una piedra semipreciosa, y en él aparece su nombre en letras hebreas antiguas. La inscripción menciona también a su padre, Gael, del que tampoco se tienen otras referencias. Según Hagai Misgav, doctor de la Universidad Hebrea de Jerusalén, “los sellos que pertenecieron a las mujeres representan sólo una muy pequeña proporción de todos los sellos que se han descubierto hasta la fecha. Esto es debido a la situación económica general inferior de las mujeres, aparte de los casos extraordinarios como este. El nombre Elihana no aparece en la Biblia, y no hay ninguna otra información relativa a la identidad de la mujer, pero el hecho de que poseía un sello demuestra su alto estatus social”.
Sello_Elihana Bet Gael_2Misgav añade: “La mayor parte de sellos de mujeres que se conocen llevan el nombre del padre en lugar del nombre del marido. Aquí, como en otros casos, esto podría indicar el estatus relativamente elevado de Elihana, que dependía de su familia de origen, y no en la familia de su marido. Parece que Elihana mantuvo su derecho de propiedad y la independencia financiera incluso después de su matrimonio y por lo tanto el nombre de su padre fue conservado; sin embargo, no tenemos información suficiente acerca de la ley en Judá durante este período”. El nombre Eliha se conoce de un sello amonita contemporáneo y es la forma femenina del nombre de Elí, muy común en la Biblia. “La secuencia de letras que aparece en el sello es notablemente similar a la secuencia de los sellos de los amonitas, y esto podría indicar el origen extranjero del artesano que talló el sello y, posiblemente, el origen extranjero del Elihana, que al parecer llegó desde el este del río Jordán”, explica Misgav.
Fuentes: protestantedigital.com
Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.