Hillsong Church: ¿Convertidos o Confundidos?

Hoy más que nunca parece que la música juega un papel fundamental en la iglesia de Cristo, sobre todo para los jóvenes, nuestra más preciada cantera espiritual. Seguro que últimamente todos hemos notado que la música se presenta, no como un sustituto -al menos todavía- pero sí con un mayor énfasis y una mayor presencia y relevancia que la exposición de la palabra bíblica en los cultos religiosos.

            Para este menester tuvo buen ojo el pastor neozelandés Brian Houston quien fundó en 1983 la iglesia Hillsong, también conocida como Centro de Vida Cristiano Las Colinas, de denominación pentecostal integrada en el grupo Asambleas de Dios en Australia y perteneciente a la Alianza Evangélica Mundial, siendo su principal fuente de financiación su sello discográfico: Hillsong Music Australia (ha editado más de 50 álbumes en varios idiomas y ha vendido más de 20 millones de discos; tiene 10 millones de seguidores en las redes sociales; en Spotify cuentan con más de 2 millones de escuchas mensuales; montones de sermones en Snapchat y un canal de YouTube con más de 150.000 incondicionales adeptos).

Sin duda, Hillsong, es una de las iglesias más grandes del mundo. Es reconocida internacionalmente, no tanto por su evangelismo bíblico sino más bien por su evangelismo ‘bailable’ jactándose de tener relaciones cercanas con famosos como Kim Kardashian, Justin Bieber, Selena Gómez o Dani Alves. Todos los fines de semana, miles de jóvenes y simpatizantes urbanos se dan cita en modernas metrópolis como Nueva York, Londres, París, Estocolmo, Ciudad del Cabo, Ámsterdam, Madrid, Barcelona… Su objetivo es claro: Alabar a Dios en comunión mediante la música y la tecnología, exaltar a Dios a través del baile en un ambiente de rock y club nocturno entre luces, aplausos y humo.

Hasta aquí nada que temer, según parece. Sin embargo, Hillsong flirtea con la ambigüedad. Porque en Hillsong no son solo alabanzas, también es producción, edición, video, creación… En palabras del pastor de la iglesia de Hillsong en España, Juan Mejías, “nuestro deseo es empujar los límites y que la iglesia vuelva a crear arte y poder comunicar verdades eternas de una manera fresca y accesible” ¡¡¡Cuidado con el sincretismo, las mezclas y las modas!!! (1 Co 10:21).

Otro dato interesante es el versículo que abandera la iglesia de Hillsong constantemente, Malaquías 3:10: “Traigan su diezmo al tesoro del templo, y así habrá alimentos en mi casa. Pónganme a prueba en eso, a ver si no les abro las ventanas del cielo para vaciar sobre ustedes la más rica bendición”. Con la tecnología del siglo XXI, en lugar de la típica bolsita para echar el dinero pasan datafonos y pago por PayPal en su web (en España suelen recaudar entre 9 y 10 mil euros al mes), a mí personalmente me recuerdan al pesado de Juan Tetzel y su tráfico de indulgencias en la Alemania de Lutero cuando canturreaba, “Tan pronto caiga la moneda a la cajuela, el alma del difunto al cielo vuela” ¡¡¡Mucha música, poca exégesis!!!

Una nueva crítica a la iglesia de Hillsong es su falta de claridad a la hora de posicionarse sobre asuntos como el aborto o la homosexualidad. En sus páginas web, apenas existen señas de identidad doctrinal. El pastor de Nueva York, Carl Lentz, declaró: “Jesús vivió en una época en que la homosexualidad, como hoy, estaba muy extendida. Todavía estoy esperando que alguien me muestre un pasaje donde Jesús le habló sobre eso a la gente. Usted no encontrará condena de su parte, porque él nunca la hizo”. Hombre… Sr. Lentz… si reconocemos que Jesús es Dios y que toda la Escritura ha sido inspirada por Él (2 Ti 3:16), yo he encontrado unos cuantos textos (Génesis 19:4-8; Levítico 18:22; Romanos 1:21-27; 1 Corintios 6:9-10; 1 Timoteo 1:9-11). En una entrevista con Christian Today, fue todavía más vehemente: “Tenemos una gran cantidad de hombres y mujeres gay en nuestra iglesia y oro para que siempre los tengamos”.

El pastor español, Juan Mejías, micrófono en mano y apoyado por la música, iPhones y portátiles Apple, rapea (más que predica), liderando “una iglesia muy carismática a nivel de emociones y sentimientos que quiere dirigirse a una sociedad postmoderna”. Sin embargo, la política de Hillsong es no señalar abiertamente el pecado, y la Biblia es muy explícita en cuanto a esto. “Os queremos, nada más”, afirman.

No sé si realmente Hillsong es una iglesia que vende discos o una discográfica que canta salmos. Sin embargo estoy de acuerdo con algunas declaraciones del pastor Mejías. Él dice que, “hay mucha gente joven que se siente decepcionada con la iglesia y que está buscando encontrarse con Jesús” y muchos de sus seguidores manifiestan que, “las otras iglesias no son tan alegres y hay mucha gente mayor”. Es cierto, muy posiblemente estemos fallando en saber trasmitir el evangelio y hacerlo atractivo para los jóvenes que, sin duda alguna, tienen un vacío espiritual inmenso en su interior. No me entra en la cabeza que, preguntas clave para toda la humanidad, como son ¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos? o ¿Adónde vamos? cuyas respuestas están contenidas en la Biblia, no sepamos transmitirla de una forma cautivadora y sugestiva a las nuevas generaciones.

De otro modo solo nos queda pensar que el evangelio ha pasado de moda y ya no es poder de Dios para salvación, negando así las palabras del apóstol Pablo a los romanos (Ro 1:16) y que tiene más ‘gracia’ lo humano que lo divino. Pero por ahí no paso. Es por ello que –como leí recientemente en otro artículo- cada vez es más habitual la aparición de nuevas religiones prêt à porter (expresión francesa que significa «Listo para llevar»), que intentan llenar el hueco dejado por los credos clásicos con un sincretismo de nuevo cuño.

Todo parece indicar que si queremos tener éxito, estamos destinados a confluir y coexistir. Por un lado las iglesias locales deberían hacer un guiño a Hillsong y aprender un poco de lo mejor que tienen y por otra parte Hillsong debería ser más (mucho más) Cristo-Bíblico céntrico. De otra manera, lo humano fagocitará lo divino.

D.I.E

Publicado en:

http://protestantedigital.com/tublog/42956/Hillsong_Church_Convertidos_o_confundidos (7/09/2017)

Esta entrada fue publicada en Articulos. Guarda el enlace permanente.